Del relax a la catástrofe

 

 

En el post anterior hicimos referencia a todo aquello que nos transmitían los paisajes en las películas, al deseo de sol y al calor de verano que nos transportan rápidamente a una playa de arena blanca y agua cristalina. Pero, ¿suele ser así? ¿siempre estar en esa situación es placentero? Parece que no, y en Qubit.tv te mostramos por qué.

 

 

Pirañas: El regreso

 

 

En 1982 conocíamos de la mano de James Cameron, una secuela del mítico film de Joe Dante de 1981, un ejemplo del cine de terror de los años 80 filmada en playas de Jamaica: Pirañas – El regreso. Se trata de pirañas mutantes capaces de volar (sí, vuelan) que aterrorizan a la sociedad  y el número de muertos crece cada vez más.

 

 

Resultado de imagen

 

 

Tiburón – Jaws

 

 

En 1975, el joven Steven Spielberg estrenaba una de las películas que muchos consideraron como la mejor de la historia: “Tiburón”. El film fue el que definió el concepto de ‘blockbuster’ (película comercial de gran éxito, estrenada en el periodo de vacaciones) siendo la más taquillera de la historia hasta el estreno de Star Wars.

El pánico se desata en Amity Island cuando se suceden una serie de ataques a bañistas y navegantes por un tiburón blanco gigante y  el jefe de la policía local deberá unir fuerzas con un oceanógrafo y un veterano cazador de tiburones para detenerlo.

 

 

Resultado de imagen

 

 

 

The Shallows

 

 

Para superar la muerte de su madre,  Nancy viaja a una alejada playa paradisíaca. Pero su jornada de placer se convierte en una pesadilla cuando un enorme tiburón blanco inicia una brutal masacre. Volvemos a encontrarnos con esta temible especie, pero en este caso acecha a una joven y bella surfista en un desesperante thriller de la mano del creador de “La Huerfana” y “La casa de cera”.

 

 

Resultado de imagen

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

468 ad