Las mujeres del cine para descubrir.

Chicas para siempre

El cine da la posibilidad de que las chicas se adueñen de su voz y se hagan eternas. Las chicas dejan de ser débiles y románticas para volverse rebeldes, luchadoras, heroínas y bandidas. Son dueñas de su deseo que se establece como hilo conductor de sus historias.

Las chicas son protagonistas y cuentan sus vidas en las que toman las armas así como la pluma, beben whisky y se enamoran. Las chicas nos enseñan sus vidas y las vivimos con ellas con la selección que hicimos en Qubit.tv.

Mary Poppins (1964)

 

Uno de los clásicos de Disney más aclamados le da vida a Mary, no como la niñera típica compasiva o gruñona sino como una chica con tal carácter que ni siquiera se achica ante su patrón, el señor Banks, que ve a su autoridad amenazada con la llegada de esta niñera del sombrero inolvidable.

 

Todo sobre mi Madre (1999)

 

La aparición en el cine español de Pedro Almodóvar prometió desbaratar ciertos  estereotipos siendo, fundamentalmente, director de mujeres a quienes les asignó la centralidad de sus relatos. Sus protagonistas son amas de casa, actrices, toreras, madres, hijas, cantantes y, también, monjas que reproducen a la España ochentosa, donde la mujer se empoderaba como dueña de su destino, trabajadora y divorciada, viviendo la sexualidad sin prejuicios.

Todo sobre mi madre remarca la idea de la compañía y de la solidaridad espontáneas, milita la idea de compartir el sufrimiento así como la posibilidad del respeto y del perdón. Se centra en el universo personal de cada una, en lo que esconden y que combaten con sus armas: la ternura, la entereza y la lucha continuada.

Valiente (2012)

 

Mérida, la protagonista del primer cuento de Hadas de Pixar, está decidida a rechazar el papel que le toca vivir trayendo el caos a su reino. Mérida es fuerte, decidida y se enfrenta a todo tipo de peligros para descubrir qué es realmente la valentía. ¿Lo mejor? En ningún momento pierde la ternura.
Disney se divorcia del estereotipo de princesa que está a la espera de un príncipe azul. De hecho, por primera vez, hace hincapié en la relación madre-hija.

Preciosa (2009)

 

Claireece Precious Jones es una joven de clase baja cuyo día a día está marcado por malos tratos: Fue abusada por su padre, es golpeada por su madre y está a punto de tener su segundo hijo. También, día tras día, debe enfrentarse a una discriminación triple: ser mujer, ser negra y ser analfabeta.

Sí, pareciera que esa vida llena de crudeza le impide crecer como una adolescente normal y feliz, pero Preciosa es un personaje precioso que no se deja avasallar por sus circunstancias, sino que intenta sortear los obstáculos al dejarse acompañar por mujeres fuertes como lo son su nueva profesora y su psicóloga que le enseñan nuevas razones para vivir.

Kill Bill (2003)

 

La protagonista es una mujer tan fuerte que hasta soporta piñas y puñaladas. Lo que la moviliza es la venganza: El padre de su hija la golpeó porque estaba celoso. No conforme con eso, se prepara para asesinar a otros dos hombres que la violaron mientras ella estaba en coma.

Desaparece la idea de la mujer como víctima pasiva del hombre: toma las armas en contra del agresor. Nace una heroína, por demás sangrienta, que asume la violencia como recurso legítimo de vida y de supervivencia.

 

Thelma and Louise (1991)

 

Geena Davis y Susan Sarandon hacen una revolución en la pantalla: pelean con la Policía, manejan a alta velocidad, disparan armas como las mejores y hasta hacen volar un camión.

El final siempre es sorprendente, Louise acelera a fondo su Ford Thunderbird, modelo ‘66 hasta llevarlo a un precipicio. Se lanzan hacia la muerte porque la consideran preferible a ser atrapadas y encarceladas. Lo importante era escapar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 4 =