La vida de Adèle

  Fue en la edición 2013 del festival de Cannes que La vida de Adèle llamó la atención de todos.  Es un golpe que los franceses suelen dar al menos una vez cada lustro: historia juvenil que nos pone al tanto de las costumbres y preocupaciones de una nueva generación, de su modernidad, de una nueva cara –la de la actriz protagónica- que está allí para representar la desfachatez de los que no tienen pasado. Películas como Mala sangre, Noches salvajes o La vida soñada de los ángeles son buenos ejemplos de una periódica tendencia que podría llegar por lo menos hasta Sin aliento, el debut de Godard que supuestamente venía a...

Canciones de amor

  El musical es uno de esos géneros esquivos, complejos de asimilar si no se vieron varias películas. O si no se suspende la incredulidad como punto de partida. Así y todo los hay de distinto tipo pero con una suerte de obsesión común, que se pregunta cómo cotejar las ilusiones y la fantasía con los datos de la realidad cotidiana. O al menos eso hizo el musical durante mucho tiempo, hasta que los franceses nuevaoleros de los sesenta comenzaron a tirar las cosas por la borda y permitieron que el mundo “real” se intersectara con el mundo ideal, generando un efecto ya no solo indiscernible entre ambos extremos, sino un...

Dos artistas enormes

Algunas novelas cuentan una historia pero En busca del tiempo perdido de Marcel Proust, infinitamente ambiciosa y embelesada con su condición de novela total, quiso contar un mundo. De los sucesos políticos más resonantes al desamparo dramático de un niño que sufre cuando la mamá no le...