Las joyas de Buñuel

Tres cosas separan al realizador Luis Buñuel (1900-1983) de casi todos los demás.  En primer lugar, es uno de los pocos genuinos creadores de formas del arte cinematográfico; hasta Hitchcock lo ha imitado. Segundo, en todas sus películas se encuentra siempre algo fresco y provocador, que parece filmado ayer mismo. Por último, Buñuel es uno de los cineastas más divertidos que existen. De su largo período mexicano, donde se cruzan películas muy personales con otros trabajos más alimenticios –pero siempre con el toque perverso de don Luis– elegimos tres joyitas que pueden verse en Qubit: 1. Los olvidados (1950).  Si bien 1929...

The Matador: Mi nomb...

¿Por qué algunos directores son tan mentados y otros no?  No es sólo por sus reales méritos: a veces es capricho de la prensa, a veces suerte…  Si te digo, por ejemplo: Nolan, Bigelow, Zemeckis, los ubicás fácil.  Stone: sí, el de Pelotón, que ahora monta las películas en una...

Ebrio, apasionado y ...

John Huston es uno de los grandes irlandeses del cine, lo que no quiere decir que naciera en Irlanda sino que sentía correr en sus venas sangre irlandesa. Más que sangre, alcohol. Por eso esa filmografía suya a la que sólo cabe describir como bamboleante, ebria, apasionada y brillante....