Adventureland y los ...

Una vez, Norman Mailer había publicado un libro entero dedicado a Marilyn Monroe y alguien le preguntó a su colega Truman Capote a qué se debería la obsesión de Mailer con la actriz.  El autor de A sangre fría fue cáustico: “probablemente a que nunca la conoció”.  Como persona...

Conan o muerte

  Ahí donde el imaginario adolescente masculino cruza rock metálico, sagas fantacientíficas y complemento de pesas, la aventura de Conan reina: una ficción destinada a sublimar la testosterona burbujeante de los años del acné y el bigotito anchoa.  Originalmente una serie de...

Terminator: 1984 rev...

Un año antes de que Marty McFly debiera ingeniárselas para que sus padres sí terminaran juntos a pesar de todo (y así garantizar su propia existencia y el no tan plácido curso de los acontecimientos futuros), un robot malvado y prácticamente indestructible intentaba que los padres de...

El gran fracaso

La película del rey es recordada como uno de los mejores títulos del cine argentino de los ochenta, una época en que todavía se hablaba de “cine argentino” junto a palabras como “crisis”. No es que no hubiera cine –de hecho, la gestión gubernamental había recuperado la media...

Dos pícaros sinvergü...

Se mantiene perfectamente vigente pero a su vez parece pertenecer a otra era: una era en la que a Michael Caine, ese mercenario extraordinario que le saca lustre a todo personaje que hace, un estudio todavía le ofrecía un protagónico clase A; una época en la que, aunque ya había una...

Malditos niños

Gran Hotel Provincial, verano del ’81.  Allí trabaja como cadete un adolescente que muchos años después escribirá estas líneas.  El edificio de la rambla marplatense, de amplios pasillos cubiertos con alfombras erosionadas por el tiempo, se abre en temporada para albergar un turismo...

Olmedo perdido y rec...

Mi primera imagen de Alberto Olmedo viene de un programa que ya nadie recuerda: se llamaba Alberto Vilar, el indomable y en él interpretaba a un oficinista que siempre llegaba tarde y piropeaba a una sensual María Esther Gamas.  Era 1974 y yo, un crío de primaria.  Más duradera es la...

Polaroids de Patrick...

  Musculoso. Tierno. Recio. Con cara de gato montés y ojos de un azul grisáceo indefinido que nos obliga a seguir mirando. Patrick Swayze explotó en Dirty Dancing, más como vendaval de sensualidad masculina que como bailarín profesional. Habitualmente el cine, en su historia,...