Del relax a la catástrofe

 

 

En el post anterior hicimos referencia a todo aquello que nos transmitían los paisajes en las películas, al deseo de sol y al calor de verano que nos transportan rápidamente a una playa de arena blanca y agua cristalina. Pero, ¿suele ser así? ¿siempre estar en esa situación es placentero? Parece que no, y en Qubit.tv te mostramos por qué.

 

 

Pirañas: El regreso

 

 

En 1982 conocíamos de la mano de James Cameron, una secuela del mítico film de Joe Dante de 1981, un ejemplo del cine de terror de los años 80 filmada en playas de Jamaica: Pirañas – El regreso. Se trata de pirañas mutantes capaces de volar (sí, vuelan) que aterrorizan a la sociedad  y el número de muertos crece cada vez más.

 

 

Resultado de imagen

 

 

Tiburón – Jaws

 

 

En 1975, el joven Steven Spielberg estrenaba una de las películas que muchos consideraron como la mejor de la historia: “Tiburón”. El film fue el que definió el concepto de ‘blockbuster’ (película comercial de gran éxito, estrenada en el periodo de vacaciones) siendo la más taquillera de la historia hasta el estreno de Star Wars.

El pánico se desata en Amity Island cuando se suceden una serie de ataques a bañistas y navegantes por un tiburón blanco gigante y  el jefe de la policía local deberá unir fuerzas con un oceanógrafo y un veterano cazador de tiburones para detenerlo.

 

 

Resultado de imagen

 

 

 

The Shallows

 

 

Para superar la muerte de su madre,  Nancy viaja a una alejada playa paradisíaca. Pero su jornada de placer se convierte en una pesadilla cuando un enorme tiburón blanco inicia una brutal masacre. Volvemos a encontrarnos con esta temible especie, pero en este caso acecha a una joven y bella surfista en un desesperante thriller de la mano del creador de “La Huerfana” y “La casa de cera”.

 

 

Resultado de imagen

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mood Veraniego

 

 

Los veranos en las películas siempre son una mezcla entre diversión, locura, playas paradisíacas y amores a primera vista que empiezan en el minuto cero y terminan con la palabra FIN.  El verlas nos transmite calor, ganas de salir al sol y de escuchar una canción alrededor de una fogata. Qubit.tv te invita a sentir esas sensaciones y a transportarte a algunas de estas historias.

 

 

Juego de Gemelas

Tras descubrir que son hermanas gemelas en un campamento de verano, las traviesas Annie y Hallie idean un plan para hacer que sus padres -quienes las separaron al nacer- vuelvan a estar juntos como familia.

 

 

movies twins the parent trap parent trap the best movie ever

 

 

Como si fuera la primera vez

Las hermosas playas de Hawaii son el escenario que rodea el amor entre Henry y Lucy. Henry es el clásico soltero por vocación hasta que conoce a la encantadora Lucy y se enamora de ella. Pero hay un problema: la joven sufre una extraña amnesia que cada mañana borra sus recuerdos del día anterior.

 

 

movies romance adam sandler hawaii 50 first dates

 

 

The Shallows

Para superar la muerte de su madre, la joven surfista Nancy viaja a una alejada playa paradisíaca. Pero su jornada de placer se convierte en una pesadilla cuando un enorme tiburón blanco inicia una brutal masacre.

 

 

The Shallows blake lively sony home ent

 

 

Madres perfectas

Lil y Roz, dos mejores amigas desde la infancia viven en un lugar paradisíaco con sus respectivos hijos. Lo que parecería una vida ideal se complica cuando cada una se enamora del hijo de la otra.

 

 

Lo que no sabías de La Vida de Adele

 

 

En Qubit.tv te contamos el detrás de escena de uno de los films franceses más celebrados por crítica y público en los últimos años: La Vida de Adele, un sensible y exquisito drama amoroso.

 

 

1- Tardaron diez días en rodar la escena de sexo que dura unos diez minutos. Además, fue la primera escena que las protagonistas rodaron juntas.

 

 

Resultado de imagen

 

 

2- Jérémie Laheurte y Adèle Exarchopoulos son pareja desde aquel rodaje.

 

 

Resultado de imagen

 
3- Adèle Exarchopoulos se cortó cuando Léa Seydoux la empuja fuera de la puerta de cristal durante la escena de la pelea, sin embargo el director Abdellatif Kechiche se negó a cortar a pesar de que estaba sangrando por todas partes.

 

 

Resultado de imagen

 

 

4- A Léa (Emma) no le importó teñirse el pelo de azul para la película, pero le molestaba que la ropa también fuera de color azul. Según ella, el contraste con su piel le hacía parecer enferma.

 

 

Resultado de imagen

 

 

5- A muchos franceses no les alegró el triunfo de esta película en Cannes. Su rodaje coincidió con la polémica que se desató en el país por la ley que intentaba aprobar el matrimonio igualitario.

 

 

Resultado de imagen

Fin de una etapa, comienzo de otra

 

Puede ser la época más problemática, o la mejor y más emocionante de nuestras vidas. El cine supo reflejar en numerosas películas, una etapa tan mágica como compleja. Amor, desamor, aventura, confusión y rebeldía, en Qubit.tv te recomendamos 5 películas que retratan momentos puntuales de la adolescencia.

 

 

The Spectacular Now

Una historia que refleja lo difícil que puede ser atravesar la adolescencia y lo que puede ser vivir una historia de amor en esa etapa. “Vive el ahora” se repite a sí mismo Sutter, el rey de las fiestas del colegio. Pero sus excesos hacen que su novia lo deje y su vida comienza a derrumbarse. Hasta que conoce a la tímida Aimee y su mundo se resignifica. The Spectacular Now es un sensible Coming of age acerca de dos adolescentes de carácter radicalmente opuesto y una historia de amor que cambiará sus vidas.

 

 

 

Ni Idea – Clueless

Típica historia de adolescentes que prefieren por sobre cualquier cosa estar a la moda, bien vestidas, y ser las personas más populares de la escuela. Cher es una adinerada y superficial adolescente en un colegio de Beverly Hills. Junto a su amiga Dionne intentan embellecer a la chica nueva Tai, mientras descubren que la sola belleza no alcanza para ser felices.

 

 

 

La vida de Adele

A los 15 años Adele tiene dos cosas muy claras: es una adolescente, y le gusta salir con chicos. Pero todo su mundo va a cambiar cuando conoce a Emma. El deseo por otra mujer comenzará un camino de autoconocimiento y liberación. Interiorizando todos los problemas de la adolescencia en un rincón de su mente, cambiará su forma de ver el mundo y la manera en la que otros la miran, pero la mentalidad cerrada de sus padres, y una dura moral, se interpondrán en su camino hacia la libertad y la felicidad.

 

 

Chicas pesadas – Mean girls

Ser la chica nueva, adaptarse a vivir en otro lugar y que te guste el exnovio de la chica más popular del colegio es la razón por la que a Cady le comenzarán a hacer la vida imposible y por la que ella no tendrá más remedio que defenderse. En Chicas Pesadas rige la ley del más fuerte, pero entre adolescentes.

 

 

 

Las ventajas de ser invisible

Pese a la timidez, los complejos, el primer día de escuela y el trato hostil de algunos, Charlie encuentra en Sam y Patrick dos amigos que lo ayudarán a sobrellevar su carga. Un emotivo Coming of Age acerca de un adolescente inteligente y sensible que aún no ha superado el suicidio de su mejor amigo y se encuentra a punto de enfrentarse nada menos que a su primer gran amor.

 

Lars von Trier: Sacudir el avispero

Lars Von Trier

¿Hay que tomarse en serio a Lars von Trier? A esta altura del partido, con más de veinte años de carrera y una docena de películas en su haber, está clarísimo que uno de los objetivos del director danés es el de provocar. La última y más resonante lars-von-triada de Lars von Trier tuvo lugar hace un poco más de un año, en el anteúltimo festival de Cannes. Allí, en medio de la conferencia de prensa tras la presentación de Melancholia, y a raíz de quién sabe qué, el danés no tuvo mejor idea que declarar que entendía y hasta simpatizaba con Hitler (o que sentía empatía, según la traducción). Cuando los periodistas y sus propios compañeros de Melancholia lo miraron un poco extrañados, Lars von Trier no supo cómo salir del berenjenal en el que se había metido, se fue enredando más y más en sus propias palabras y al final terminó declarando, seguramente en chiste: “¡Está bien, soy un nazi!”. Antes de terminar de pronunciar la frase, al pobre Lars ya le llovían cartas, notas, notificaciones y declaraciones de repudio de cuanto instituto contra la discriminación exista en el mundo. A dos centímetros estuvo de que lo declararan persona non grata de la vía láctea y lo mandaran a vivir a la galaxia de al lado.

Lars Von Trier

 

Nada de esto es sorprendente, si consideramos los antecedentes del director. Más de quince años antes de este incidente, en 1995, von Trier ya había causado cierto revuelo en el mundo del cine al publicar, junto con su amigo Thomas Vinterberg, el famoso “Dogma 95”. En este manifiesto los dos directores abogaban por un tipo de cine más “documentalista” que el que se estrenaba semana a semana: filmado en escenarios reales y no en sets, con luz natural, con cámara en mano y sonido directo, sin efectos ópticos ni filtros, etc. La idea, que en realidad no era nueva (John Cassavetes había hecho algo muy similar casi 40 años antes en EE.UU.), era realizar un cine menos artificial y rimbombante que el de Hollywood y, al menos teóricamente, más abocado a registrar las “vibraciones de lo real”. Por supuesto, Lars von Trier realizó una o dos películas así (la única que cumple a rajatabla con los preceptos del Dogma 95 es Los idiotas) y después volvió a hacer lo que hacía siempre: lo que quería. De hecho, Lars von Trier no se llamaba Lars von Trier sino Lars Trier. El “von” se lo agregó para “darse aires”, al igual que Erich von Stroheim.

Todos estos gestos y polémicas nos pueden parecer anecdóticos o simpáticos o irritantes (o las tres cosas a la vez), pero lo cierto es que es esta misma actitud la que le da vigor e intensidad a su cine. La personalidad desmesurada del director suele contagiarse a los personajes de sus películas… desde la abnegación, la entrega y el amor en estado puro de Emily Watson en Contra viento y marea hasta el extremismo del grupo de amigos de Los idiotas, que se hacen pasar por oligofrénicos como forma de rebelión o hastío ante una sociedad que rechazan. Asimismo, el director danés puede pasar del refinamiento visual en blanco y negro de Europa, una película que explora el deplorable estado (tanto material como moral) en el que quedó Alemania tras la Segunda Guerra Mundial, a la crudeza salvaje y explícita de Los idiotas. Y hasta puede sorprender no siendo polémico, como en el caso de El jefe de todo esto, una simpática sátira sobre un jefe que hace todo cuanto está a su alcance para no dar la cara. “Una película tiene que ser como una piedra en el zapato”, declaró alguna vez Lars von Trier. Efectivamente, sacudir el avispero fue desde siempre el principio rector del director danés, y no está nada mal.

 

Te invitamos a que veas o reveas Contra viento y marea, Los idiotas, El jefe de todo esto y Europa en Qubit.tv y qué nos digas qué te parece el cine de Lars von Trier.