[19] BAFICI: El espanto

CríticasFestivalesNovedades

Written by:

Si estás recorriendo la provincia de Buenos Aires y decidís parar en el recóndito pueblito llamado El Dorado ¡no salgas a pasear de noche! Fenómenos extraños ocurren en las inmediaciones del lugar y es bastante probable que acabes “espantado”.

Todo documental que busca retratar una pequeña comunidad, muchas veces aislada y recluida dentro los escuetos límites de su terruño, implica cierto grado de intromisión, importuno y el peligro siempre acechante del etnocentrismo. Sin embargo, El espanto es justamente lo contrario. Los jóvenes realizadores Martín Benchimol y Pablo Aparo –en su segundo largometraje en conjunto luego de su film La gente del río, proyectado también en el Bafici 2013– forjan una especial comunión con los habitantes de este peculiar pueblo de la provincia de Buenos Aires, lo que inmediatamente se traduce en una colección de los testimonios más sinceros -muchas veces cercanos al “sincericidio”-, espontáneos y divertidos de varios referentes de la singular comunidad.

“Todo documental que busca retratar una pequeña comunidad, muchas veces aislada y recluida dentro los escuetos límites de su terruño, implica cierto grado de intromisión, importuno y el peligro siempre acechante del etnocentrismo. Sin embargo, El espanto es justamente lo contrario.”

En un lugar donde la medicina tradicional es mala palabra y las dolencias más usuales como el empacho, el ojeado y la pata de cabra se curan con cuerdas, sapos y palabras de mágicos poderes curativos, no hay demasiado lugar para la ciencia. No obstante, hay un mal que nadie en el pueblo puede –ni quiere– sanear: el espanto. Sólo un huraño personaje que vive al otro lado del puente y a quien nadie del pueblo se atreve a visitar, detenta la enigmática solución para este mal que, vaya uno a saber porqué, afecta únicamente a las mujeres. Es entonces cuando la narración cobra un matiz surrealista y la tormenta que se avecina en el horizonte augura una noche repleta de misterios.

 

Estrenada en el [19] BAFICI, la película formó parte de la Competencia Oficial Argentina.

 

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.