Entrevista con Diego y Pablo Levy

Notas

Written by:

Los hermanos Diego y Pablo Levy hicieron su primera película sobre un mundo que conocían bien: la sedería de su padre. Así surgió uno de esos documentales que cuentan historias dignas de la mejor ficción, con el atractivo agregado de que es todo real. Lo que sigue es una entrevista con los dos directores. Novias-Madrinas-15 años es un documental sobre un comercio y su gente.

¿Qué tiene este comercio de especial que decidieron filmarlo? ¿O Uds. creen que en cada local porteño se esconden muchas historias dignas de ser contadas?

La realidad es que no sabíamos si iba a interesar la vida cotidiana del negocio. Empezamos a filmar con la idea de hacer algo con ese lugar que está tan ligado a nuestras vidas, y con esos personajes que tanto conocíamos. Nunca imaginamos lo que después paso con la película.

Debe haber muchas historias para contar en otros locales, creo que la clave en este caso fue que nosotros conocemos ese lugar a la perfección, sabemos cómo funciona, conocemos los conflictos entre los personajes y la riqueza de cada uno. Por esa razón en las entrevistas supimos bien qué preguntar, de alguna manera ya sabíamos las respuestas, así que en ese sentido no fue difícil.

Ustedes ganaron con Novias-Madrinas-15 años el premio del público en el Bafici 2011 y recibieron críticas positivas y ninguna negativa. Evidentemente, es una película “que gusta”, ¿a qué lo atribuyen?

Es un documental honesto, con mucho humor, con personajes muy queribles (incluso mi viejo), y con una dinámica de trabajo que genera cierta nostalgia. Supongo que mucha gente también se identifica con el negocio atendido y manejado por su dueño junto a  un grupo de leales empleados.

¿Tienen alguna historia de gente que habitualmente no ve cine argentino y/o documentales y que haya visto la película? ¿Qué reacciones y comentarios recibieron?

Tuvimos muchos comentarios de gente que está mas ligada al Once y al comercio que al cine, y que se fanatizaron con la película, incluso pasaron muchos por el negocio para conocer a los personajes (si quieren hacerlo, pueden ir a Azcuénaga 412). De hecho mucha gente preguntó si los personajes eran reales…

A pesar de casi no salir del local, lograron evitar la monotonía y generaron imágenes variadas y hasta bellas ¿Cómo pensaron la estética de la película?

El desafío era justamente ese, no salir del local, no queríamos hacer una película del Once en general, queríamos contar ese lugar en particular. La búsqueda de la belleza estuvo planteada desde el principio, no hace falta tener enfrente un paisaje paradisíaco para lograr belleza, se puede encontrar en cualquier lado, de hecho dejamos afuera muchas imágenes interesantes porque no pasaban el filtro estético.

Pasamos muchas horas grabando, de guardia, esperando que entren las clientas o que algún conflicto sucediera entre ellos, seguimos durante varios días a cada personaje, muchas veces esperando situaciones puntuales que necesitábamos para ilustrar algunas partes de cada entrevista, que fue lo primero que hicimos. A cada personaje le pedíamos que elija su tela favorita y la usábamos de fondo. Cuando las terminamos, las editamos y armamos el guión. Después fue cuestión de ir a registrar la vida cotidiana del local, que no fue algo difícil, ya que a pesar de no haber trabajado nunca ahí, es como nuestra casa.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.