fbpx

Rescatando al soldado Ryan: el cine va a la guerra

CuriosidadesNotaspeliculas

Written by:

A lo largo de la historia del cine aparecen películas bisagra, obras que interpelan al espectador y empujan la vara de la excelencia un poquito más lejos. Rescatando al soldado Ryan es uno de esos casos: una película que marcó un antes y un después para el cine bélico y que es acreedora de una de las secuencias cinematográficas más deslumbrantes del siglo XX. Steven Spielberg volvió a sorprender al mundo con su maestría y reafirmó su lugar como el director más importante e influyente de nuestro tiempo.

omaha beach

El guión, a cargo de Robert Rodat y basado en el libro homónimo de Max Allan Collins, propone una simple premisa: el Capitán Miller (Tom Hanks) tiene la misión de cruzar las líneas enemigas para encontrar, en una Francia devastada y ocupada por los nazis, al soldado Ryan (Matt Damon). Junto a un pequeño pelotón (Tom Sizemore, Barry Pepper, Vin Diesel, entre otros), Miller deberá atravesar los infiernos de la Segunda Guerra Mundial con el objetivo de aliviar el dolor de la madre de Ryan, cuyos otros 3 hijos murieron en combate en la misma semana.

Una de las secuencias más impactantes del cine bélico se puede disfrutar en los primeros minutos de Rescatando al soldado Ryan: el desembarco de Omaha Beach. Spielberg filma con crudeza el despliegue de cientos de soldados por las playa de Normandía mientras sortean el asedio de las ametralladoras nazis. Pero a diferencia de otras películas que retratan el “Día D”, como El día más largo (1962, Ken Annakin, Andrew Marton, Bernhard Wicki), esta vez la cámara se encuentra codo a codo con los personajes. Tras quedar aturdido por una bomba, Miller observa el infierno que lo rodea: la sangre se confunde con el agua, la tierra vuela por los aires y un soldado en shock busca su brazo en la arena, una postal que se convirtió en paradigma del cine de la Segunda Guerra. El director se carga la cámara al hombro y decide correr a la par de los soldados, trastabillando y cubriéndose de una balacera mortal.

steven spielberg

Durante esos primeros 25 minutos, y con una gran maestría técnica, se utilizan una multiplicidad de recursos para transmitir la experiencia de lo que vivió un soldado en aquella playa. Uno de ellos debemos atribuirlo al aclamado director de fotografía Janusz Kaminski, quien implementó una cámara con el obturador a 45 y 90 grados, lo que le dio a la imagen una mayor profundidad y nitidez, asemejando la estética de la película con las fotografías de Robert Capa. Asimismo, el trabajo con el color buscó desaturar la imagen para darle un aspecto cuasi documental y se optó por filmar la mayor parte del relato con cámara en mano. El sonido nos envuelve en un caos ensordecedor mientras el montaje no da respiro. Spielberg es un director que piensa, practica y respira cine.

La película significó toda una renovación para un género muy prolífico entre los años 30 y 50, pero casi abandonado en el ocaso del siglo. En los años circundantes a la Segunda Guerra Mundial, el cine bélico estaba en alza y llenaba salas en todo el mundo. Películas como Sahara (1943, Zoltan Korda), Arenas de Iwo Jima (1949, Allan Dwan) o Cascos de acero (1951, Samuel Fuller) –todas disponibles en QubitTV– eran protagonizadas por estrellas y convocaban al gran público. Era la “Guerra de Hollywood” que con fulgor y delicadeza transmitía los grandes valores de Occidente. Aunque suele ser acusada de un vehemente patriotismo, Rescatando al soldado Ryan retrata una cara distinta de la guerra, la experiencia del hombre común en el campo de batalla: el personaje de Hanks es un profesor de literatura para quien encontrar a Ryan significa un boleto de vuelta a casa, a su mujer y a la comodidad del sueño americano. Con ella, Spielberg dejó una huella indeleble. De allí en adelante la forma de filmar la guerra cambió para siempre: la cámara en mano para transmitir dinamismo, los colores desaturados que nos trasladan al pasado y el montaje frenético fueron replicados por incontables cineastas de las nuevas generaciones. Esta innegable influencia puede rastrearse, por ejemplo, tanto en una historia ambientada en la Guerra de Irak, Vivir al límite (2008, Kathryn Bigelow), como en una despampanante parodia bélica, Tropic Thunder – Una guerra de película (2008, Ben Stiller).

tom hanks

Pese a recolectar varios premios Oscar, entre los que se destaca la segunda estatuilla como Mejor Director para Spielberg (la primera la ganó en 1993 por La lista de Schindler), Rescatando al Soldado Ryan fue ninguneada al no recibir el premio a la Mejor Película. Ese año la Academia consagró, injustamente, a la mediocre Shakespeare apasionado (1998, John Madden), una película que nadie recuerda y que jamás tendrá siquiera un dejo de la influencia que Spielberg ejerció sobre todos aquellos que se embarcaron en la hazaña de filmar la guerra. Rescatando al Soldado Ryan es una proeza técnica y estética en la que Spielberg maneja los hilos del espectador sentándolo en una montaña rusa de imágenes y sonidos de la cual no se podrá bajar.

Lejos de los dinosaurios y los extraterrestres, Spielberg nos invita a adentrarnos en su tour de force por la Segunda Guerra Mundial. Rescatando al soldado Ryan es una película que sorprende y conmueve pero, sobre todo, es un hito fundamental para el lenguaje cinematográfico. Una excelente oportunidad para zambullirse en uno de los momentos más cruentos de la Humanidad, rindiendo honores a quienes lo dieron todo en pos de la libertad.

_________________________________________________________________________________________

Mirá Rescatando al soldado Ryan y otras tantas películas más de Spielberg (Amistad, Atrápame si puedes, Minority Report, La terminal, La guerra de los mundos) en QubitTV.

2 Replies to “Rescatando al soldado Ryan: el cine va a la guerra”

  1. miguel dice:

    hola! quiero decir que me gustó mucho la nota, describe muy bien esa increible escena inicial del film… y lo que es el genio de spielberg!!!! estaria bueno que subieran mas peliculas belicas. delgada linea roja, por ejemplo… hackwsaw bridge tambien!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.