fbpx

Spaghetti Western: El género que nunca muere

CuriosidadesNotaspeliculas

Written by:

Los años dorados de los films del oeste americano fueron forjados por directores como Howard Hawks y el gran John Ford en la primera mitad del Siglo XX. Sus personajes fueron mitos vivientes, héroes pulcros con un marcado sentimiento de valentía y valores a seguir.

Quizás por lo que llegó luego de la Gran Depresión o quien sabe qué, ya no se necesitaban estos héroes. Todos éramos falibles. No había esperanza.

Del otro lado del Atlántico, un visionario director italiano, fanático del género, decide revitalizar y revivir el mundo idealizado del Oeste de una forma particular. La manera en que este director decide contar las historias marcarían a fuego toda la industria. El género y el mundo del cine no serían los mismos.

Así, Sergio Leone comienza la carrera para definir el subgénero más querido y vapuleado: el Spaghetti Western.

El Western europeo tuvo sus cimientos en el cine del Oeste clásico. Al llegar la decadencia de este último hacia finales de la década del 60, Leone vio una veta de oro donde muchos no.

La película “fundacional” del Spaghetti Western fue Por un puñado de dólares (Per un pugno di dollari, 1964). La historia, que se basa en la Yojimbo (1961) de Akira Kurosawa, es bastante simple pero es el primer peldaño para conformar el género. Personajes grises, un ambiente hostil más cercano al real y no tan idealizado, como así también historias de venganza y duelos al sol interminables.

Las dos películas siguientes en su “Trilogía del Dólar” serían Por unos pocos dólares más (Per qualche dollaro in più, 1965) y la épica El Bueno, El Malo y El Feo (Il buono, il brutto, il cattivo, 1966). Allí termina de consagrar lo que muchos directores, dentro y fuera de este subgénero, mamarían y harían propio.

Las locaciones emblemáticas de Almería en España y la música del maestro Ennio Morricone distinguen al western europeo. Las grandes figuras que crecieron a la par de este subgénero son innumerables. Clint Eastwood, Lee Van Cleef o Franco Nero son algunas de las estrellas de ese firmamento inigualable.

Con más de 500 producciones en casi dos décadas del siglo pasado, el Spaghetti Western sigue dando que hablar y tela para cortar. Influencias hay a montones y en varios realizadores contemporáneos. Quizás el más notorio sea nuestro querido Quentin Tarantino. A él y a su obra le debemos la reivindicación de este subgénero.

En QubitTV te recomendamos lo mejor del Spaghetti Western, claro, con los films más emblemáticos de Sergio Leone:

Joe (Clint Eastwood) llega a un pueblo dominado por dos bandas que se disputan el control. Una de ellas domina la venta de alcohol y la otra, las armas. Este extraño sacará partido de los dos bandos usando su inteligencia y su pericia para desenfundar su Colt.

Manco (Clint Eastwood) y el Coronel Douglas Mortimer (Lee Van Cleef) son dos cazarrecompensas en busca del Indio (Gian María Volonté), un criminal adicto a las drogas. Tanto Manco como Mortimer unirán fuerzas muy a su pesar para dar caza a este implacable criminal. Aquí Leone comienza a dar las pinceladas a esa figura del “bounty hunter” o “bounty killer”.

Blondie (Clint Eastwood) hace una improbable alianza con un bandido mexicano llamado Tuco (Eli Wallach) para encontrar un tesoro perdido de la Guerra Civil. Allí, se encontrarán con otro cazarrecompensas rival, Angel Eyes (Lee Van Cleef), quien no les hará las cosas demasiado fáciles. La épica obra maestra de la trilogía.

Jill (Claudia Cardinale) viaja desde la gran ciudad hacia el salvaje oeste para casarse con un granjero viudo. Allí encuentra que tanto él como los hijos de éste fueron brutalmente asesinados. Harmonica (Charles Bronson) es un cowboy que llega al mismo lugar por una venganza contra el hombre por el que perdió todo: Frank (Henry Fonda).

Cheyenne (Jason Robards) es un pícaro bandido de buen corazón que confluye con Harmonica y Jill para una gran empresa de vida. También para sanar las heridas del pasado que regresan para destruir el futuro.

Ahora sí, la OBRA MAESTRA de Sergio Leone desde mi punto de vista. El final de la era de los pistoleros y la modernidad que avanza implacable retratada de una manera única con el ferrocarril y sus vías. Todo avanza y así lo viejo da paso a lo nuevo y moderno.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.