fbpx

Una obsesión más allá del vértigo

Críticaspeliculas

Written by:

Armar listas, rankings, tops. Seleccionar, enumerar y priorizar películas, autores, décadas, filmografías enteras. Dentro de estos hábitos —cada vez más frecuentes y más vaciados de sentido— de la crítica y cinefilia contemporánea, hay un director cuya obra siempre me coloca en un lugar de incomodidad e indecisión al momento de someterme a ellos.

Se trata de Brian De Palma, responsable de películas como Carrie, Raising Cain, Carlito’s Way, Snake Eyes y Scarface (podría seguir agregando títulos, pero no me parece que sea necesario). Cómo alguien cree que es posible elegir tan sólo algunas de sus tantas obras maestras excede mi entendimiento. Sin embargo, los listados de “las mejores películas de BDP” proliferan por Internet, y en la gran mayoría de ellos podrán notar una presencia casi absoluta de Blow Out (lo lamento, Quentin Tarantino, no está entre mis favoritas) y la sorprendente ausencia de Obsesión (a mi parecer, uno de sus films más notables).

title card

Usualmente reducida a un mero homenaje, copia o remake de Vértigo, es probable que Obsesión sea una de las películas más subvaloradas del autor. De hecho, al momento de su estreno, allá por agosto de 1976, algunos críticos como Roger Ebert y Richard Schickel supieron elogiar y destacar varios de sus méritos narrativos, pero no así tantos otros como Pauline Kael, quien —pese a ser una de las principales defensoras del cine de De Palma— calificó a la película como “no más que un ejercicio de estilo”.

Sin ánimos de contradecirla (un poco sí), las operaciones del director en Obsesión van mucho más allá de cualquier tipo de ejercicio formal hedonista y son configuradas, por el contrario, por un espíritu libre de apropiación, reinterpretación e incluso perfeccionamiento del film de Hitchcock. Para afrontar esta titánica tarea De Palma se apoyó, entre otras cosas, en dos colaboradores fundamentales (que Martin Scorsese luego repetiría para Taxi Driver, dicho sea de paso): el compositor de la mismísima Vértigo, Bernard Herrmann, y el guionista Paul Schrader (cuya película más reciente, First Reformed, comienza y termina con dos planos prácticamente idénticos a los del inicio y final de Obsesión).

parallels

Vértigo y Obsesión, ¿dos caras de una misma moneda?

Al igual que Vértigo, el guión de Schrader opera sobre el trauma de la pérdida y una búsqueda (infructuosa) por recuperar aquello que ya no es, un acto de negación de la realidad que elude por completo cualquier intento de superación y que tanto “Scottie” (James Stewart) como Courtland (Cliff Robertson, por momentos en modo Bond, en otros enamorado incorruptible y, finalmente, perverso incurable) abrazan hasta las últimas consecuencias. No obstante, allí donde Vértigo concluye y encuentra su perfecto cierre, Obsesión se explaya y desarrolla una nueva línea narrativa, un breve “cuarto acto” que da lugar a un final de una potencia emotiva y poesía visual difícilmente hallables en el de la película de Hitchcock (aunque, en su defensa, los compensa con una desgarradora ironía).

vilmos zsigmond

La fotografía de Vilmos Zsigmond, una pieza fundamental en la película de De Palma.

De todos modos, y siendo que parecemos haber entrado en una era en la que toda conversación cinéfila es regida por la fobia al spoiler, mejor no hablar del final de Obsesión, sino de su comienzo. Particularmente, de su inusual secuencia de títulos: en ella podemos vislumbrar algunos de los temas centrales que la película trabaja. Entre ellos, el de la dualidad, esa que emerge inevitablemente de la alternancia entre dos registros —uno fotográfico, el otro cinematográfico— y dos temporalidades —el pasado en las fotos, el presente en la imagen en movimiento—. De cierta manera, esa dualidad formal inicial anticipa aquella que se hará presente en la narración en el personaje de Sandra, el doble idéntico de Elizabeth (ambas interpretadas por la bella Geneviève Bujold).

paralelismos
Similarmente, De Palma monta a lo largo del film una serie de planos correspondientes, situaciones replicadas y paralelismos varios que buscan ahondar aún más en esta temática, y así, además, adentrar al espectador en la psiquis del trastornado protagonista. La sutileza y genialidad expositiva del guión de Schrader prueban ser fundamentales a este fin, tal como puede apreciarse en la escena en la que los personajes recrean las acciones de la Divina comedia de Dante o en este diálogo al interior de la iglesia:

Por otra parte, si bien lo que primero salta a la vista en Obsesión son sus múltiples vínculos con Vértigo (los planos de seguimiento en Florencia y San Francisco, respectivamente; la “mórbida obsesión” —tal como la define uno de los personajes— de sus protagonistas; o hasta el crédito musical compartido de Herrmann), las conexiones que De Palma establece con la obra del maestro del suspense son muchas más. Dentro de éstas, cabe destacar los guiños y citas a Dial M for Murder, La sombra de una duda y, sobre todo, a Rebeca, una mujer inolvidable.

rebecca

‘Rebeca, una mujer inolvidable’, otra de las grandes películas de Hitchcock citadas en ‘Obsesión’.

En este sentido, caracterizar a Obsesión como un mero ejercicio formal dentro de la carrera de De Palma podría resultar un reduccionismo tan cuestionable como señalar a Vértigo como la piedra angular que sostiene a todas sus operaciones narrativas. Sí, es cierto, hay una búsqueda estética y temática que se desprende directamente de la película de Hitchcock, pero para De Palma y sus vitales colaboradores (los citados Herrmann y Schrader, su usual montajista Paul Hirsch y Vilmos Zsigmond detrás de la cámara, entre otros) aquella obra no les proveyó más que un boceto; un inmejorable borrador al cual “el artista” —retomando el diálogo de la iglesia— apeló para crear su propia versión: una pintura nueva, distinta, mucho más enrarecida y compleja. En síntesis, otra película; una que, sin lugar a dudas, ocupará el lugar que se merece en mi ranking personal de los mejores films de Brian De Palma.

.

.

.


Vértigo Obsesión te esperan en QubitTV

vertigo y obsesion


4 Replies to “Una obsesión más allá del vértigo”

  1. Horacio Bellando dice:

    Seguramente has visto una película argentina que se llama MAS ALLÁ DEL OLVIDO dirigida por nuestro querido Hugo del Carril. No debieras incluirla en el ejercicio de singularidades de las películas que analizas?

    • Hola Horacio. Sí, la he visto y es verdad que también se la podría sumar a la nota; sin embargo, pasaron muchos años desde que la vi y no la tengo tan presente como para incluirla. De todos modos, gracias por la lectura y el comentario. Saludos.

  2. Ángel dice:

    Coincido con vos. La vi hace muchos años y me parece una de las mejores de De Palma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.